loi AGEC

En Francia, además de las nuevas posibilidades ofrecidas por el “Permis de Faire” y sus derivadas, los avances legislativos están a la orden del día, puede que hasta con un alcance más concreto sobre la reutilización.

La ley anti-gaspillage (antidesperdicio) por una economía circular, también llamada ley AGEC (2020), favorece el diagnostico de residuos hacia un diagnóstico de recursos, implementando un diagnóstico “producto-materiales-desechos”. Esta ley es aplicable no solo a las demoliciones sino también a las rehabilitaciones significativas y tiene como objetivo el aumento de la tasa de reutilización.  En efecto, el artículo 51 que modifica el Code de la construction et de l’habitation (Código técnico de la edificación), define un diagnóstico que proporciona la información necesaria relativas a los productos, los materiales y los desechos, en vista de su reutilización. El artículo 59 que modifica el Code de l’environnement (Código de evaluación y control ambiental), recomienda asegurar el recurso a materiales de reutilización o provenientes de recursos renovables en el caso de la construcción o de la renovación de edificios de encargo público. Un diagnóstico de este tipo tiene que ser realizado por profesionales que presenten garantías de competencia y seguridad. La lista de nuevas profesiones ligadas al mundo de la reutilización parece ampliarse.

Las “categorías de edificaciones” y “la naturaleza de los trabajos de demolición o rehabilitación” que son objeto de esta obligación de diagnóstico han sido precisadas recientemente por decreto (Décret nº 2021-821 du 25 juin 2021). Este recuerda además la prioridad que hay que concederle a la reutilización: el diagnostico “productos-materiales-residuos” determina la naturaleza, la cantidad, la localización y el estado de los elementos que pueden ser reutilizados. Asimismo, aportara las indicaciones sobre las posibilidades de reutilización como sobre la retirada, el almacenaje o el transporte de estos elementos. ¡El diagnostico será obligatorio a partir del 2022!


Más información sobre este tema disponible en francés en la plataforma colaborativa DÉMOCLÈS que reúne a los socios del mundo de la demolición alrededor de una lógica de prevención y de gestión de desechos, teniendo en cuenta otras vías que la del reciclaje.

También en francés, la página materiauxreemploi.com publica regularmente artículos detallados sobre temas de derecho como por ejemplo la emisión de una conferencia que detalla la aplicación práctica de estas medidas.

Exhibitions – 2

La lista de exposiciones consagradas a la reutilización es aun larga. Si la Bienal de Lugano estuvo en 2020 íntegramente dedicada a la reutilización, la Bienal de Venecia tampoco se queda fuera. El pabellón alemán presentó en 2012 la exposición Reduce, Reuse, Recycle (ver articulo sobre este tema en Archdaily). En 2018 el pabellón danés expuso el trabajo de Vandkunsten Architects que añaden una cuarta R a los tres precedentes, el de Rebeauty. El proyecto, basado en investigaciones previas, se interroga sobre la reutilización de seis materiales a través de la investigación y la construcción tamaño natural de prototipos (1:1 mock-up) pensados para ser desmontados.

2018 es tambien el año en el que Flores & Prats Arquitectes presentaron el proyecto de la sala Beckett, Assemble una instalación de baldosas de cerámica destinadas a la reutilización (The Factory Floor) y Encore Heureux y el Collectif Etc trabajan recuperando materiales de una antigua instalación (video visible arriba). Dos años antes, Alejandro Aravena utilizo más de 90t de residuos provenientes de la Bienal de Arte de 2015 (articulo sobre este tema disponible en Dezeen). También en 2016, dentro de los proyectos presentados por el pabellón español, ganador del León de Oro a la mejor participación nacional, figuran varios ejemplos de reutilización. Es el caso de la Casa Collage (Bosch.Capdeferro arquitectures) en Girona, proyecto residencial donde las piedras, las baldosas o los herrajes han sido reutilizados in situ. Es el caso también de la Nave 8b. del Matadero de Madrid (Arturo Franco) donde numerosas tejas reutilizadas conforman tabiques, dándoles un nuevo uso.

Como ejemplo de que las diferentes ediciones se suceden pero que el tema no pierde importancia, el pabellón japonés de la edición 2021 de la Bienal está dedicado este año a la reutilización, bajo el titulo Co-ownership of Action: Trajectories of Elements. El proyecto presenta elementos provenientes de la deconstruccion de una casa tradicional de madera, algunos de esos elementos habiendo sido reutilizados en una nueva configuración (ver articulo sobre este tema en Designboom). Este trabajo sobre el ensamblaje de elementos de madera se hace además eco de la reflexión sobre las construcciones de estructura de madera del pabellón de Estados Unidos o las casas Puutalo prefabricadas en madera del pabellón finlandés.


La Bienal de Arquitectura de Venecia tiene lugar en este momento del 22/05 al 21/11/2021.

El trabajo de Vandkunsten Architects sobre los prototipos y la reutilización ha dado lugar a la publicación de un informe, descargable aquí.

Exhibitions – 1

La reutilización ha estado en el punto de mira en los últimos años, ya sea gracias a las exposiciones temáticas directamente ligadas o aquellas sobre las nuevas maneras de construir en un contexto de crisis social, medioambiental y económica.

Una de las más conocidas en Francia ha sido la exposición Matière Grise, en marcha desde 2014, patrocinada por el Pavillon de l’Arsenal y cuyos comisarios eran los arquitectos de Encore Heureux. La exposición que invita a utilizar más materia gris y menos materias primas presentaba 75 proyectos de reutilización a través del mundo y hacía hincapié en el potencial de esta práctica. Más tarde la exposición se volvió itinerante y visito numerosos lugares en Francia y en el extranjero. Es el caso de Barcelona o del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) en 2017 o de Anglet en 2019.

En Bruselas, la exposicion Life under a cherry tree de los Belgas de Rotor presento en 2019 en La Loge una serie de materiales provenientes de deconstrucciones, así como una reflexión sobre la reutilización. Esta exposición daba continuación a otras presentadas en 2015 en Lieja (Deconstruction), en 2016 en Burdeos (Deconstruction) en el seno de la exposición constellation.s imaginada por arc en rêve centre d’architecture, en 2017 en Hasselt sobre la reutilización de baldosas cerámicas (Ceramic tiles), una reflexión sobre la arquitectura sostenible presentada en 2013 en la Oslo Architecture Triennale (Behind the Green Door) u otra en 2010 sobre el desgaste de los materiales (Usus/usures) protagonista del pabellón belga en la Bienal de Venecia.

Los daneses de Lendager Group presentaban en 2017 en el Danish Architecture Centre la exposición Wasteland (Artículo sobre este tema disponible en Archdaily).

El trabajo de los ingleses d’Assemble fue objeto de una exposición en 2017 en el Architekturzentrum Wien (Az W) bajo el título How We Build. El trabajo de los suizos de Baubüro in situ fue presentado en 2018 en el Swiss Architecture Museum en Basilea (S AM) dentro de la exposición Transform y recientemente ha formado parte de una exposición en Graz en la Haus Der Architektur (HDA). La exposición llamada Material Loops, agrupaba trabajos teóricos y prácticos alrededor de los materiales de reutilización. Entre ellos proyectos alemanes, austriacos o neerlandeses, como por ejemplo aquellos de Superuse Studios.


La exposición Matière Grise ha dado lugar a obra, reeditada hace poco por el Pavillon de l’Arsenal, disponible aquí.

Permis de faire

En la arquitectura, el uso de materiales de reutilización corresponde a menudo a una forma de experimentación, tanto desde un punto de vista técnico cómo creativo. El aspecto legal de estas experimentaciones puede convertirse en algunos casos en freno para la reutilización. Sobre este tema, y desde hace algunos años, las cosas empiezan a moverse en Francia.

El « Permis de Faire » (Licencia para Hacer), iniciado por el arquitecto- constructor Patrick Bouchain (ver este artículo sobre él en El País o en El Mundo), fue llevado por primera vez de manera experimental a los textos legales. El artículo n°88 de la ley LCAP (2016) autorizaba a las entidades públicas a derogar ciertas normas de construcción, fijadas por texto legal de 2017 (Décret n° 2017-1044 du 10 mai 2017) con la condición de alcanzar objetivos similares. Esto concernía sobre todo a los materiales y su reutilización.

Más tarde un nuevo texto amplió el dispositivo puesto en marcha. El artículo n°49 de la ley ESSOC (2018) introducía el « Permis d’expérimenter » (Licencia para experimentar), a través de dos ordenanzas. La primera (Ordonnance n° 2018-937 du 30 octobre 2018) extiende el dispositivo inicial a otros campos de experimentación y a todos los promotores. Una segunda ordenanza (Ordonnance n° 2020-71 du 29 janvier 2020) consolida estas experimentaciones reescribiendo el Code de la construction et de l’habitation (CCH). Con un espíritu innovador, tanto arquitectónico como técnico, la “regla de recursos” mediante el uso de las normas es sustituida por la “regla de objetivos y de resultados a alcanzar” a través del principio de solución de efectos equivalentes. El control de la operación se realiza mediante un organismo independiente. Por lo tanto, en el ámbito de la reutilización, los materiales ya no tienen que corresponder a una serie de normas cuando se exige, sino más bien deben de poder aportar resultados equivalentes a los previstos por dichas normas. Deben demostrar por otra parte el carácter innovador de dichos resultados.

La ley ELAN (2018) introducía por su parte el principio del « Permis d’innover » (Licencia para innovar), ligeramente diferente, porque se refiere a las zonas geográficas especiales de algunas grandes operaciones. Validado por las autoridades públicas, permite innovar en la construcción, así como en el urbanismo.

Aunque parezca que todas estas medidas se superponen, es importante destacar que la idea original de la Licencia para Hacer buscaba la simplificación y el interés general, y que actualemente se halla de manera muy parcial en todas estas versiones. Permiten derogar ciertas reglas, pero se instauran otras para demostrar la innovación y los efectos equivalentes. Además, resulta difícil saber en qué medida los promotores que lo deseen podrán permitirse emprender gestiones que siguen siendo complicadas y costosas. Afortunadamente el campo de la reutilización no ha esperado a la llegada de ese nuevo arsenal legislativo para adaptarse a las normas existentes e imaginar soluciones alternativas. La experiencia nos dirá si estos textos de ley han facilitado verdaderos avances. Por el momento podemos afirmar que han permitido entreabrir una nueva puerta, encarar proyectos de arquitectura de otra manera y fomentar el interés por los materiales y su reutilización.

Guerre aux démolisseurs

Interior view of the Saint-Landry church, demolished in 1829 – unknown author – Musée Carnavalet, Histoire de Paris (Public domain)

Al escritor francés Victor Hugo se le conoce también por ser uno de los grandes defensores del patrimonio y la arquitectura medieval en el siglo XIX. El ejemplo más conocido es el de la defensa de las catedrales góticas y la de Notre-Dame de Paris en particular. En su Note sur la destruction des monuments en France (1825) así como en Guerre aux démolisseurs (1832), el autor se revela contra los «innobles especuladores» responsables de estas destrucciones, bajo el pretexto de que la belleza de un edificio pertenece a todo el mundo, y reclama una ley que proteja el patrimonio.

En esos dos textos, además de presentar una importante lista de destrucciones, entre ellas la de la iglesia Saint Landry, se hace mención en numerosas ocasiones y de manera poco aduladora, de la venta y de la reutilización de materiales resultantes de estas demoliciones. Víctor Hugo constata que «es en estas magnificas ruinas donde el tallador de piedras elige los materiales», y se ofusca con el comportamiento del propietario «que solo ve una cantera de piedras y no un monumento» o con aquel «que vendería el Parthenon por el precio de la piedra». El albañil sale mejor parado, ya que, habiendo participado en la demolición parcial de una iglesia, reutiliza algunos elementos para poder construirse una admirable casita.

Aunque el contexto de la reutilización de materiales, en relación con la protección de los edificios históricos, es en este caso muy específico, pone en evidencia las dificultades y las contradicciones que son necesarias abordar. ¿Como fomentar la reutilización de una manera respetuosa, tanto de los elementos a reutilizar como los propios edificios? ¿Cómo evitar la especulación en la reutilización y prevenir que un edificio solo sea destruido para reutilizar determinados elementos? ¿Cómo evitar que la reutilización sea el pretexto o excusa para una demolición?

Una versión en francés de “Guerre aux démolisseurs” está disponible en la página wikisource.

Grande Halle de Colombelles

El taller eléctrico y la torre de refrigeración de una antigua compañía metalúrgica francesa son los únicos elementos conservados en un lugar destinado a ser transformado. El operador con mayoría pública Normandie Aménagement, encargó al taller de arquitectura Construire y a los arquitectos de Encore Heureux el proyecto la Grande Halle, por su experiencia con la reutilización de materiales de construcción, con el fin de transformar el taller eléctrico en un nuevo espacio de trabajo y de cultura. Este imponente edificio, en el que se mantiene la envolvente estructural de hormigón, está dividida en dos naves: la primera se mantiene en su estado original y es un lugar de acogida y de encuentro; la segunda, dividida en tres plantas construidas en madera y prolongadas por grandes balcones, acoge un bar-restaurante, talleres y espacios de trabajo o de ensayo.

El grupo de arquitectos Collectif ETC, que se encargaron de construir la cité de chantier, llevo a cabo un primer experimento de reutilización junto a la obra principal. Este espacio temporal está constituido por viejos contenedores y materiales reutilizados, como por ejemplo la estructura metálica de una carpa de circo que sirve de evocación de la cubierta de la cercana Grande Halle. De la misma manera que la Maison du projet Morland, este espacio se convierte en un lugar de acogida para el público, de mediación y de debate sobre el proyecto, a través de la permanence architecturale (permanencia realizada por los arquitectos). La asociación le WIP a cargo de la gestión y de la animación de la futura Grande Halle, se ha instalado en la cité de chantier con el fin de anticipar los usos.

En cuanto a la obra, la contratación del proyecto fue dividido en varios lotes con una versión alternativa obligatoria que tenía en cuenta la reutilización. Se creo un lote específico para la reutilización – el lot 1 – gestionado por le WIP. Su misión era identificar yacimientos cercanos a la obra, deconstruir y colectar, eventualmente reacondicionar y proveer a las empresas a cargo de la obra de estos materiales, almacenándolos in situ en contenedores. Se redactaron fichas de materiales para informar sobre el origen y las características técnicas de cada uno. Estas fichas, así como la estrecha colaboración con los departamentos de estudios técnicos y con las aseguradoras han permitido el uso de estos materiales. Cabe destacar el acompañamiento sobre reutilización llevado a cabo junto a las empresas de construcción implicadas en el proyecto, en particular a través de la permanencia arquitectónica. Le WIP, que prevé la apertura de una plataforma física para la reutilización, evalúo los beneficios de estas prácticas en cuanto a la creación de empleo local a casi 2 ETC, una reducción de GEI de 25 t y una disminución de 18 t de los residuos producidos.

A continuación, encontrarán una lista de materiales reutilizados en el proyecto:

  • 27 radiadores de fundición de hierro y 25 de acero (provenientes de un inmueble de oficinas y de un garaje);
  • 31 elementos sanitarios (lavabos, inodoros, urinarios, provenientes de un inmueble de oficinas y de negocios );
  • 21 pilares de madera para barandilla (procedentes principalmente de estructuras de cubiertas de madera);
  • 1 ventana de las 21 incorporables al proyecto que fueron robadas (provenientes de un inmueble de negocios);
  • 18 puertas de madera maciza de las cuales 2 cortafuego (provenientes de inmuebles de viviendas);
  • 200 m² de aislante (lana de roca integrada en falsos techos y proveniente de un inmueble de oficinas y de negocios);
  • baldosas y azulejos (final de stock);
  • madera de carpintería (proveniente de los palés utilizados para el transporte de los materiales).

Fuente: MOOC – Le réemploi : matières à bâtir (ICEB); la asociación le WIP, cuyo poster está disponible aquí, bajo la licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International (CC BY-NC-ND 4.0) con detalles complementarios sobre los tratamientos aplicados a los materiales para la reutilización. 

Maison du projet Morland

Maison du projet Morland, 2018, Paris – Emerige (Project owner), Encore Heureux (conception), Encore Heureux + MI2S ingénierie + Albert&Compagnie + Esselinck Ingénierie (Team) – photography by Cyrus Cornut (courtesy of Encore Heureux)

La antigua prefectura de Paris, en el bulevar Morland, está siendo rehabilitada en el marco de la convocatoria para proyectos urbanos innovadores « Réinventer Paris » iniciado en el 2014. El proyecto « Morland Mixité Capitale », del promotor Emerige liderado por un equipo que incluye entre otros, a David Chipperfield, tiene como objetivo transformar este espacio en un lugar de convivencia con usos múltiples. La deconstrucción de este imponente edificio administrativo pone en evidencia la mina de materiales con un potencial de reutilización muy importante. Una vez identificado este potencial, encomendaron a los arquitectos de Encore Heureux, la realización de una construcción temporal, la Maison du projet Morland (Casa del proyecto Morland), cerca de la obra principal, integrando una parte de ese yacimiento de materiales. Los materiales restantes serán utilizados en el proyecto de rehabilitación, para la disposición de otras obras o en obras ex situ.

La realización de Encore Heureux se inserta en la lógica más amplia de la reutilización de un yacimiento de materiales. Construida en buena parte con elementos provenientes del yacimiento, ¡su muro-cortina sobre estructura de madera incorpora por ejemplo 78 batientes de ventana! La Maison du projet Morland, es un espacio dedicado al proyecto principal, pero además, le Pavillon de l’Arsenal, centro de urbanismo y arquitectura de Paris, organizó en él talleres-espectaculos para niños sobre el tema de la arquitectura y de la ciudad contemporánea, concebidos por los arquitectos de PLUS+MIEUX création.

A continuación, una lista limitada de los elementos del yacimiento, algunos de los cuales fueron reutilizados en el proyecto de Encore Heureux:

  • 1500 ventanas;
  • 11000 placas metálicas para techo falso;
  • 2200 radiadores;
  • losas de sillería;
  • tabiques;
  • lámparas.

Circular economy actions

La legislación y las acciones políticas actuales para fomentar la economía circular ponen el foco en el reciclaje, a costa muchas veces de la reutilización. Como hemos visto anteriormente, las recomendaciones para reducir los desechos mencionando la reutilización se acompañan raramente de medidas concretas. Sin embargo, existen algunos casos prácticos en los que se han aplicado estas leyes o decisiones políticas y que abarcan la reutilización de los materiales de construcción. Todos estos ejemplos ponen en evidencia la importancia de los poderes públicos y van del simple apoyo o la recomendación hasta la obligación, siguiendo la lógica de actuación permitir, promover y obligar.

La serie de casos prácticos descritos al final de este artículo corresponde a ejemplos incitativos (con el objetivo de promover) u obligatorios (con el objetivo de obligar) en países y territorios donde ya se llevaron a cabo acciones previas para posibilitar la reutilización de materiales. La ausencia de una acción previa semejante en el estado español o en Euskadi no permite actualmente llevar a cabo acciones incitativas o obligatorias por parte de los poderes públicos. En un primer momento convendría, eso es lo que intenta hacer este blog, dar visibilidad y facilitar las prácticas de reutilización antes de planear otro tipo de acciones. Sin embargo, una visión general de lo que ya se está haciendo en el extranjero permite darse cuenta de a donde podríamos dirigirnos.

A continuación, una lista de algunos casos prácticos, empezando por ejemplos incitativos, desde la utilización de la contratación pública hasta el apoyo a empresas, las bonificaciones/prestaciones a proyectos o los incentivos fiscales:

  • En Bélgica, la Región Valona inició un estudio con el objetivo de dar prioridad a los materiales de reutilización en los pliegos de condiciones, así como una serie de recomendaciones para definir y desarrollar la contratación pública con el fin de promover la reutilización. Por otro lado, la Región de Bruselas, en el marco de su Programa Regional de Economía Circular, facilita una hoja de ruta con numerosas medidas, algunas de las cuales destinadas a hacerse progresivamente vinculantes. El frecuente funcionamiento de esta región mediante el principio de subsidiariedad lleva a apoyar al sector mediante convocatorias de proyectos (BeExemplary o BeCircular), de prestaciones o ventajas fiscales como la futura tasa del IVA del 6% para elementos reutilizados. Además, está previsto para 2021, entre otras medidas a favor de la reutilización, la obligación de un inventario pre-deconstrucción de los materiales.
  • En Seattle (EEUU), la obtención de un permiso de deconstrucción de edificios residenciales está vinculada, entre otras cosas, a la reutilización de un mínimo del 20% de los materiales de construcción ( quedan excluidos el asfalto, los ladrillos o el hormigón) y la necesidad de presentar un informe sobre las cantidades de elementos reutilizados y reciclados. Este proceso permite comenzar la deconstrucción antes de que se haya concedido el permiso de construir.

Aquí podemos ver una serie de ejemplos de carácter obligatorio, ligados a la obligación de un inventario pre-demolición (también denominado diagnóstico de recursos) y/o de una deconstrucción selectiva, a la obligación de dirigir algunos elementos procedentes de la deconstrucción hacia canales de reutilización, o la obligación de integrar elementos reutilizados en nuevos proyectos:

  • En Francia, el artículo nº51 de la reciente Ley n° 2020-105 del 10 de febrero del 2020 relativa a la lucha contra el despilfarro y a la economía circular, prevé la obligación durante algunas obras de demolición o rehabilitación significativa de edificios, de un diagnóstico relativo a la gestión de los productos, materiales y desechos, a fin de, con carácter prioritario, su reutilización o, en su defecto, de su valorización. El artículo nº59 de esa misma ley modifica el Código de medio ambiente francés y obliga a tener en cuenta la reutilización de los materiales a la hora de elaborar contratos públicos en el sector de la construcción.
  • En Portland (EEUU), se obliga a realizar una deconstrucción que permita la reutilización de los materiales en lugar de una simple demolición. Esta imposición abarca algunos edificios, como los edificios unifamiliares que tienen una estructura de antes de 1940 (ver aquí).
  • En el Cook County (EEUU), cuando se concede un permiso de demolición para edificios residenciales, se obliga a dirigir un mínimo del 5% de los materiales hacia canales de reutilización (ver aquí).

Este texto se basa en parte en un informe producido por Rotor en el marco del proyecto de investigación sobre materiales reutilizables en Bruselas “le bâti bruxellois source de nouveaux matériaux” (BBSM) y que propone líneas de acción para desarrollar la reutilización. Allí podemos encontrar algunos de los ejemplos citados, así como una cantidad enorme de informaciones sobre este tema.

Pavillon Circulaire

Pavillon Circulaire, 2015, Paris – Pavillon de l’Arsenal (Project owner), Encore Heureux (conception), Tribu + Bonnefrite + Camping Design (Team) – photography by Cyrus Cornut (courtesy of Encore Heureux)

Le Pavillon Circulaire, instalado en la plaza del ayuntamiento de Paris en el momento de la COP21 de 2015, es una obra del colectivo Encore Heureux, comanditado por el Pavillon de l’Arsenal (Centre d’urbanisme et d’architecture de Paris). Preocupado por la reutilización, el colectivo ha diseñado un pabellón temporal, circular, no en términos de la forma, sino en el proceso de fabricación. Este espacio polivalente, con una fachada cubierta de puertas de roble y destinado a albergar pequeños eventos, así como un bar, fue como un experimento y una demostración de las posibilidades de reutilización de materiales.

Aunque el aspecto temporal del pabellón y su estructura ligera han permitido bordear algunas dificultades, sobre todo normativas o técnicas, el proyecto sigue siendo ejemplar y se ha conseguido el objetivo marcado. Habrá contribuido a hablar sobre reutilización y a poner en el punto de mira los problemas tratados por Encore Heureux. De esta manera, los principios de la economía circular han permitido la construcción con una mano de obra y materiales de obra principalmente locales, ya que el 70% de los materiales de reutilización son parisinos y que los obreros de la ciudad de Paris han participado de manera importante en el proyecto.

Aquí se puede ver un artículo de la revista AMC sobre este proyecto u otro artículo en la página web plataformaarquitectura.

Esta es la lista de algunos elementos reutilizados en el proyecto, así como su procedencia:

  • 180 puertas de roble, procedentes de la rehabilitación de un inmueble de viviendas;
  • Aislante de lana de roca, procedente de los trabajos de cubierta de un supermercado;
  • Estructura de madera, procedente de los restos de la obra de una residencia de ancianos;
  • Paneles de suelo y muros, de reutilización de paneles de exposición;
  • Tarima de suelo exterior de madera, procedente de la iniciativa Paris-Plage;
  • 50 silla de madera, recogidas en las plantas de recogida de residuos parisinas;
  • Lámparas de suspensión procedentes de las reservas de alumbrado público.

La Fabrique du clos

En Stains, en la Región Parisina, la demolición de la torres de construcción y de los muros de hormigón que datan de 1959, ha dado lugar desde hace cinco años a la reutilización in situ de este material con importantes impactos ambientales. El proyecto ha sido llevado a cabo por Seine Saint Denis Habitat y los arquitectos de Bellastock, acompañados principalmente de CSTB (Centre Scientifique et Technique du Bâtiment).

La iniciativa, con objetivos ambientales, sociales y culturales ha desembocado en la creación de prototipos como un suelo de partes de losa de hormigón, mampostería paisajística con piezas de hormigón pudiendo servir de banco o de jardinera y un local técnico con muros de hormigón. Esta iniciativa ha desembocado también en un plan de ordenación de espacios públicos y en la puesta en marcha de un centro comunitario de recuperación y de reciclaje de objetos, así como en programas de sensibilización, de formación y de creación, partiendo de la escala de barrio.

Un estudio realizado sobre 60m2 de pavimento de hormigón reutilizado a determinado una tasa de reutilización del yacimiento destinado al pavimento del 86%. Así mismo ha puesto en evidencia un plazo adicional de sólo 4 días de obra dedicados a la reutilización y un coste de 25,2€ el m2, es decir 10€ menos que un pavimento nuevo con un precio aproximado de 35,2€. Debemos destacar la importancia del trabajo in situ y del carácter experimental del proyecto.