Un nouveau musée

La construcción del museo del folclore en la ciudad de Mouscron (Bélgica) proyectada por los arquitectos de la oficina V+ dio lugar a la reutilización particular de ladrillos antiguos. Dentro del marco del decreto para la integración de obras de arte en los edificios públicos, el artista francés Simon Boudvin hizo la siguiente proposición : « añadir ladrillos antiguos en los muros del nuevo museo, documentando sus lugares de origen ».

La construcción del museo interviene de manera paradójica, en el momento en el que numerosos edificios, que han sido testigos de la historia de la ciudad, están a punto de desaparecer. Estos se convierten sin embargo, en fuente de materiales de construcción : «una fábrica, un almacén, unas viviendas obreras, un cine, un convento, una casa burguesa, una cafetería y una granja aprovisionaron con sus ladrillos las fachadas del museo ». Los ladrillos se transforman de esta manera en objetos de museo conservando su uso. El museo se integra en la trama de la ciudad y los ladrillos antiguos y nuevos se mezclan siguiendo el aparejo. La proporción de ladrillos reutilizados es del 25%. Ésta es una decisión del departamento de estudios técnicos : la combinación con los ladrillos nuevos limita el impacto de la reutilización sobre los ensayos y los calculos de estabilidad. En el proyecto se reutilizaron 28500 ladrillos, lo que corresponde a alrededor de 34 m³ (fuente Opalis).

El museo está dividido en diferentes volúmenes separados por juntas de dilatación. Cada uno de estos volúmenes, por su tamaño, los ladrillos de reutilización que albergan en sus muros o los objetos que se exponen en él, hace referencia a una actividad en particular y por lo tanto a un edificio en concreto. Discretos números presentes en la fachada determinan la procedencia de los ladrillos reutilizados. Aunque la dimensión cultural de la reutilización parece importante, ésta no pretende ser militante u ostentosa. Una capa de encalado blanco cubre los muros y los ladrillos reutilizados se distinguen solamente por su textura áspera.

La recogida de ladrillos y su integración en los muros del museo fueron acompañados del trabajo de documentación realizado por Simon Boudvin que dio lugar a la publicación de un libro. En él se describe la intervención, el nuevo museo así como los edificios de donde provienen los ladrillos. El título del artículo y las citaciones se han tomado prestados de este libro : Simon Boudvin, (2018), UN NOUVEAU MUSÉE, Accattone y MER. Paper Kunsthalle.

RE2020

En el momento en el que esta a punto de lanzarse en Paris un sindicato de agentes de la reutilización de los materiales de construcción, el contexto francés, y el contexto legislativo en particular, es cada vez más favorable a la reutilización. Ya os hemos hablado de la Licencia para hacer (Permis de faire) y sus derivadas así como de la “regla de objetivos y de resultados a alcanzar”, o más recientemente del diagnóstico PEMD. Ahora otro dispositivo parece también muy favorable la reutilización. Se trata de la Réglementation Environnementale 2020 (Regulación ambiental 2020) llamada también RE2020.

Previsto por la ley ELAN (2018) con el fin de limitar el impacto energético y ambiental de los nuevos edificios, la RE2020 sustituye a la antigua regulación térmica RT2012, cuyo objetivo era mejorar el rendimiento energético de los edificios y reducir el consumo, particularmente a través del aislamiento. Los objetivos de sobriedad energética y de descarbonización de la energía siguen presentes con la RE2020, sumando objetivos de adaptabilidad de los edificios en caso de calor intenso, y también la voluntad de reducir el impacto ambiental de las construcciones fijando limites que pueden evolucionar en el tiempo. Este último punto es el que implica a la reutilización de los materiales. En efecto, introduce una nueva metodología basada en un análisis de ciclo de vida (ACV) que contempla todas las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de un edificio a lo largo de su vida, desde la construcción hasta la demolición. En el caso de los edificios nuevos, estas dos fases (construcción y demolición) representan por sí solas entre el 60% y el 90% de las emisiones previstas en un periodo de 50 años. Considerar las emisiones de un edificio desde su construcción permite tener un impacto sobre las soluciones constructivas y, por lo tanto, apostar por las opciones de bajas emisiones, incluida la reutilización. Además, la elección de un ACV llamado dinámico (y no estático) asigna un mayor peso a los GEI emitidos al inicio del ciclo de vida.

Varios textos legales especifican las exigencias de la RE2020 y reorganizan el CCH francés (Code de la construction et de l’habitation), equivalente al Código Técnico de la Edificación español. Un decreto (arrêté du 4 août 2021) detalla por su parte el método de cálculo del impacto ambiental de los edificios e integra una norma especifica ligada a la utilización de componentes provenientes de la reutilización considerando que estos no tienen impacto. Por lo tanto, los valores de los impactos para todos los módulos del ciclo de vida son equivalente a cero. Si bien la consideración del impacto ambiental de los edificios desde su construcción ya parecía favorable a la reutilización, ¡considerar que los materiales resultantes de la reutilización no emiten GEI adicional solo refuerza su atractivo!

La RE2020 pasó a ser obligatoria a partir del 1 de enero 2022 para las nuevas viviendas individuales y colectivas, y lo será a partir del 1 de julio 2022 para la construcción de oficinas y de edificios de educación primaria y secundaria. Los edificios terciarios más específicos estarán sujetos a esta obligación posteriormente.


Para obtener más información sobre la RE2020, ver la pagina web que le dedica el Ministère de la Transition Écologique francés (Ministerio de Transición Ecológica).

Collectif Etc – 3

Aunque la madera de palés sea un elemento recurrente en los proyectos de reutilización, otro material estandarizado similar será utilizado de manera interesante en 2012 en el proyecto de modificación del jardín Michelet en Colombes cerca de Paris. Se trata de los paneles de secado para bloques de hormigón de 140x110x4 cm de dimensión. Estos paneles de madera tienen los lados reforzados mediante perfiles metálicos.

El jardín Michelet es uno de los elementos del proyecto R-urban, llevado a cabo por el atelier d’architecture autogérée (aaa). Siguiendo la lógica de crear redes locales y de circuito corto, este proyecto de economía social y solidaria, reagrupa diferentes sectores que se articulan alrededor de las cuestiones como la vivienda (EcoHab), el reciclaje (RecycLab) y la agricultura urbana (AgroCité). El Collecif Etc intervino en el jardín que alberga el Agrocité (ciudad agrícola). La autoconstrucción y la reutilización son parte esencial del proyecto! La intervención trata sobre un espacio técnico y otro de encuentro, unidos por un eje central. El sistema constructivo sigue una trama regular determinada por las dimensiones estandarizadas de los paneles de madera. Se utilizan para cubrir los suelos y las paredes de los diferentes espacios. La regularidad de la trama facilita además los posibles añadidos o modificaciones.

Los paneles de secado y otros materiales de construcción de segunda mano, recuperados en obras o comprados a proveedores especializados, han sido valorizados por el Collectif Etc, así como por el atelier d’architecture autogérée dentro del proyecto principal del AgroCité. Estos recursos han sido listados en la página internet del proyecto. La reutilización de los elementos constitutivos del AgroCité se reanudó durante el traslado del proyecto, ya que fue deconstruido y reconstruido en un nuevo lugar en 2018, en este caso en Gennevilliers.

Se puede encontrar información técnica sobre los paneles de secado en la página de Opalis. Las características técnicas observadas en España pueden diferir ya que las dimensiones de los paneles son inferiores. Aun así, es posible encontrar elementos de segunda mano. Los paneles, aunque a menudo sean de madera, existen también modelos de plástico o de metal.

Collectif Etc – 2

Acostumbrado a trabajar la madera, en 2016 el Collectif Etc participó en la obra de reensamblaje de un antiguo establo de entramado del siglo XIX. Este tuvo lugar en el emplazamiento del Ecomuseo de Alsacia, un museo al aire libre dedicado a las tradiciones y a la vida actual. La reutilización ejecutada tras la deconstrucción y la numeración realizada por los equipos del museo fue acompañada de técnicas tradicionales de la construcción en madera. La visión de la tradición actualizada a los tiempos actuales defendida por el Ecomuseo, se traduce en la reinterpretación de las antiguas técnicas de construcción y la utilización de tornillos o de un muro de hormigón. Algunas antiguas tejas artesanales fueron también reutilizadas. Todo esto nos recuerda la importancia de técnicas a veces olvidadas y las lecciones que podemos aprender a medida que redescubrimos la deconstrucción y la reutilización.

En el mismo lugar, el Collectif Etc a llevado a cabo un trabajo de recomposición de otra estructura en entramado. Esta vez, faltaban algunas piezas y no existía el plano: un verdadero rompecabezas en forma de kit, donde una pequeña placa metálica numerada sobre algunas piezas de madera era la única pista. Las inevitables dificultades encontradas en el camino ilustran la importancia de la deconstrucción y de la numeración, que cuando son correctamente efectuadas, pueden dar lugar a la rápida reutilización de estructuras muy antiguas!

Collectif Etc – 1

Los arquitectos y constructores franceses del Collectif Etc elegieron cuestionar nuestras practicas urbanas y arquitecturales dentro de una lógica de autogestión igualitaria por los usuarios. Desde entonces el colectivo otorga gran importancia al proceso de creación y de experimentación con la voluntad de tejer vínculos con toda una serie de actores de competencias muy diversas. Es el caso del periplo de un año en bicicleta en la búsqueda de la « fábrica ciudadana de la ciudad » (Détour de France), de la incursión en el mundo editorial (la cabane d’édition Hyperville) o de la fundación de un lugar propio para el colectivo y personas colaboradoras (l’Ambassade du Turfu). Esta mezcla de ideas y de practicas lleva naturalmente al colectivo a trabajar con y para la reutilización. La cité de chantier construida cerca de la Grande Halle de Colombelles con varios materiales de reutilización no es el su único proyecto de este ámbito.

De esta manera, en 2012 siguiendo la invitación de los Arpenteurs, el colectivo participó en Grenoble en la transformación de un antiguo local de venta de piscinas. Un edificio industrial cedido por l’Établissement Public Foncier Local (EPFL), para transformarlo en una fábrica de soluciones para la vivienda. Denominado La piscine, el lugar permitiría el debate y la experimentación entorno a las cuestiones de la vivienda, sobre todo a través de la autoconstrucción y la reutilización. Dividido en varios lotes atribuidos a diferentes colectivos, el conjunto reagrupa un taller de fabricación de muebles, un espacio polivalente de encuentro y de discusión, una cocina y una reserva. Gracias a la colecta de materiales, la reserva se organizó como un almacén de recursos en vista de las obras y del uso posterior que tendría el lugar. En él se reutilizó madera de palés, centenares de tablas destinadas sobre todo para la creación de dos grandes mesas. Además se realizó una gran pieza para separar los espacios con jirones de cortinas. La cocina fue equipada con unos antiguos muebles y una bañera. Los restos de madera fueron utilizados para crear las letras de la fachada dando así una nueva identidad al edificio. Dentro de una lógica de transmisión de información, las instrucciones de fabricación fueron adjuntados a los muebles elaborados.

La exposición Matière Grise del Pavillon de l’Arsenal de Paris, cuyos comisarios son los arquitectos de Encore Heureux, viajó a Niza en 2015 al Forum d’Urbanisme et d’Architecture para presentar proyectos de reutilización. Esta nueva edición fue la ocasión para el colectivo de realizar una nueva instalación. Los restos de la exposición precedente, así como el centro de clasificación de residuos de construcción de Veolia, les proporcionó los materiales, principalmente madera de las placas de encofrado, necesarios para la creación de una gama de mobiliario y de un centro de recursos a disposición de la exposición y de los visitantes. El mal estado de estos materiales y las diferentes acciones necesarias para devolverles la utilidad (selección, desclavado, corte, lijado), son muestra de la diferencia que hay dentro de la reutilización entre los recursos que tienen categoría de desechos o los que se reutilizan antes de serlo. Además da muestra de las dificultades de trabajar con recursos que han adquirido la categoría de desechos.

Durante la 16ª Bienal Internacional de Arquitectura de Venecia de 2018, el collectivo participó en la elaboración de la escenografía del pabellon francés cuyos comisarios fueronn los arquitectos de Encore Heureux. Destacando diez experimentaciones francesas, tanto arquitecturales como sociales y culturales, el tema del pabellón, Lieux infinis (Lugares infinitos), corresponde a un colectivo que no construye tanto edificios sino lugares. La escenografía utilizará restos de la contribución francesa en la Bienal de Arte precedente (Studio Venezia del artista Xavier Veilhan): cientos de placas de contrachapado okume. Previamentem desmontados y almacenados, fueron reutilizados in situ, vistiendo la estructura del espacio principal o transformándose en asientos o platillos de taburetes, bancos y mesas creadas para la ocasión.


Otros proyectos relacionados con la reutilización están descritos de manera exhaustiva en la página web del colectivo.

Loi AGEC

En Francia, además de las nuevas posibilidades ofrecidas por el “Permis de faire” y sus derivadas, los avances legislativos están a la orden del día, puede que hasta con un alcance más concreto sobre la reutilización.

La ley anti-gaspillage (antidesperdicio) por una economía circular, también llamada ley AGEC (2020), favorece el diagnostico de residuos hacia un diagnóstico de recursos, implementando un diagnóstico “productos-materiales-residuos”. Esta ley es aplicable no solo a las demoliciones sino también a las rehabilitaciones significativas y tiene como objetivo el aumento de la tasa de reutilización.  En efecto, el artículo 51 que modifica el Code de la construction et de l’habitation (Código técnico de la edificación), define un diagnóstico que proporciona la información necesaria relativas a los productos, los materiales y los desechos, en vista de su reutilización. El artículo 59 que modifica el Code de l’environnement (Código de evaluación y control ambiental), recomienda asegurar el recurso a materiales de reutilización o provenientes de recursos renovables en el caso de la construcción o de la renovación de edificios de encargo público. Un diagnóstico de este tipo tiene que ser realizado por profesionales que presenten garantías de competencia y seguridad. La lista de nuevas profesiones ligadas al mundo de la reutilización parece ampliarse.

Las “categorías de edificaciones” y “la naturaleza de los trabajos de demolición o rehabilitación” que son objeto de esta obligación de diagnóstico han sido precisadas recientemente por decreto (Décret nº 2021-821 du 25 juin 2021). Este recuerda además la prioridad que hay que concederle a la reutilización: el diagnostico ahora “productos-equipamientos-materiales-residuos” (con las siglas en francés PEMD) determina la naturaleza, la cantidad, la localización y el estado de los elementos que pueden ser reutilizados. Asimismo, aportara las indicaciones sobre las posibilidades de reutilización como sobre la retirada, el almacenaje o el transporte de estos elementos. ¡El diagnostico será obligatorio a partir del 2022!


Más información sobre este tema disponible en francés en la plataforma colaborativa DÉMOCLÈS que reúne a los socios del mundo de la demolición alrededor de una lógica de prevención y de gestión de desechos, teniendo en cuenta otras vías que la del reciclaje.

También en francés, la página materiauxreemploi.com publica regularmente artículos detallados sobre temas de derecho como por ejemplo la emisión de una conferencia que detalla la aplicación práctica de estas medidas.

Exhibitions – 2

La lista de exposiciones consagradas a la reutilización es aun larga. Si la Bienal de Lugano estuvo en 2020 íntegramente dedicada a la reutilización, la Bienal de Venecia tampoco se queda fuera. El pabellón alemán presentó en 2012 la exposición Reduce, Reuse, Recycle (ver articulo sobre este tema en Archdaily). En 2018 el pabellón danés expuso el trabajo de Vandkunsten Architects que añaden una cuarta R a los tres precedentes, el de Rebeauty. El proyecto, basado en investigaciones previas, se interroga sobre la reutilización de seis materiales a través de la investigación y la construcción tamaño natural de prototipos (1:1 mock-up) pensados para ser desmontados.

2018 es tambien el año en el que Flores & Prats Arquitectes presentaron el proyecto de la sala Beckett, Assemble una instalación de baldosas de cerámica destinadas a la reutilización (The Factory Floor) y Encore Heureux y el Collectif Etc trabajan recuperando materiales de una antigua instalación (video visible arriba). Dos años antes, Alejandro Aravena utilizo más de 90t de residuos provenientes de la Bienal de Arte de 2015 (articulo sobre este tema disponible en Dezeen). También en 2016, dentro de los proyectos presentados por el pabellón español, ganador del León de Oro a la mejor participación nacional, figuran varios ejemplos de reutilización. Es el caso de la Casa Collage (Bosch.Capdeferro arquitectures) en Girona, proyecto residencial donde las piedras, las baldosas o los herrajes han sido reutilizados in situ. Es el caso también de la Nave 8b. del Matadero de Madrid (Arturo Franco) donde numerosas tejas reutilizadas conforman tabiques, dándoles un nuevo uso.

Como ejemplo de que las diferentes ediciones se suceden pero que el tema no pierde importancia, el pabellón japonés de la edición 2021 de la Bienal está dedicado este año a la reutilización, bajo el titulo Co-ownership of Action: Trajectories of Elements. El proyecto presenta elementos provenientes de la deconstruccion de una casa tradicional de madera, algunos de esos elementos habiendo sido reutilizados en una nueva configuración (ver articulo sobre este tema en Designboom). Este trabajo sobre el ensamblaje de elementos de madera se hace además eco de la reflexión sobre las construcciones de estructura de madera del pabellón de Estados Unidos o las casas Puutalo prefabricadas en madera del pabellón finlandés.


La Bienal de Arquitectura de Venecia tiene lugar en este momento del 22/05 al 21/11/2021.

El trabajo de Vandkunsten Architects sobre los prototipos y la reutilización ha dado lugar a la publicación de un informe, descargable aquí.

Exhibitions – 1

La reutilización ha estado en el punto de mira en los últimos años, ya sea gracias a las exposiciones temáticas directamente ligadas o aquellas sobre las nuevas maneras de construir en un contexto de crisis social, medioambiental y económica.

Una de las más conocidas en Francia ha sido la exposición Matière Grise, en marcha desde 2014, patrocinada por el Pavillon de l’Arsenal y cuyos comisarios eran los arquitectos de Encore Heureux. La exposición que invita a utilizar más materia gris y menos materias primas presentaba 75 proyectos de reutilización a través del mundo y hacía hincapié en el potencial de esta práctica. Más tarde la exposición se volvió itinerante y visito numerosos lugares en Francia y en el extranjero. Es el caso de Barcelona o del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) en 2017 o de Anglet en 2019.

En Bruselas, la exposicion Life under a cherry tree de los Belgas de Rotor presento en 2019 en La Loge una serie de materiales provenientes de deconstrucciones, así como una reflexión sobre la reutilización. Esta exposición daba continuación a otras presentadas en 2015 en Lieja (Deconstruction), en 2016 en Burdeos (Deconstruction) en el seno de la exposición constellation.s imaginada por arc en rêve centre d’architecture, en 2017 en Hasselt sobre la reutilización de baldosas cerámicas (Ceramic tiles), una reflexión sobre la arquitectura sostenible presentada en 2013 en la Oslo Architecture Triennale (Behind the Green Door) u otra en 2010 sobre el desgaste de los materiales (Usus/usures) protagonista del pabellón belga en la Bienal de Venecia.

Los daneses de Lendager Group presentaban en 2017 en el Danish Architecture Centre la exposición Wasteland (Artículo sobre este tema disponible en Archdaily).

El trabajo de los ingleses d’Assemble fue objeto de una exposición en 2017 en el Architekturzentrum Wien (Az W) bajo el título How We Build. El trabajo de los suizos de Baubüro in situ fue presentado en 2018 en el Swiss Architecture Museum en Basilea (S AM) dentro de la exposición Transform y recientemente ha formado parte de una exposición en Graz en la Haus Der Architektur (HDA). La exposición llamada Material Loops, agrupaba trabajos teóricos y prácticos alrededor de los materiales de reutilización. Entre ellos proyectos alemanes, austriacos o neerlandeses, como por ejemplo aquellos de Superuse Studios.


La exposición Matière Grise ha dado lugar a obra, reeditada hace poco por el Pavillon de l’Arsenal, disponible aquí.

Permis de faire

En la arquitectura, el uso de materiales de reutilización corresponde a menudo a una forma de experimentación, tanto desde un punto de vista técnico cómo creativo. El aspecto legal de estas experimentaciones puede convertirse en algunos casos en freno para la reutilización. Sobre este tema, y desde hace algunos años, las cosas empiezan a moverse en Francia.

El « Permis de faire » (Licencia para hacer), iniciado por el arquitecto- constructor Patrick Bouchain (ver este artículo sobre él en El País o en El Mundo), fue llevado por primera vez de manera experimental a los textos legales. El artículo n°88 de la ley LCAP (2016) autorizaba a las entidades públicas a derogar ciertas normas de construcción, fijadas por texto legal de 2017 (Décret n° 2017-1044 du 10 mai 2017) con la condición de alcanzar objetivos similares. Esto concernía sobre todo a los materiales y su reutilización.

Más tarde un nuevo texto amplió el dispositivo puesto en marcha. El artículo n°49 de la ley ESSOC (2018) introducía el « Permis d’expérimenter » (Licencia para experimentar) que fue detallado más adelante a través de dos ordenanzas. La primera (Ordonnance n° 2018-937 du 30 octobre 2018) extiende el dispositivo inicial a otros campos de experimentación y a todos los promotores. Una segunda ordenanza (Ordonnance n° 2020-71 du 29 janvier 2020) consolida estas experimentaciones reescribiendo el Code de la construction et de l’habitation (CCH). Con un espíritu innovador, tanto arquitectónico como técnico, la “regla de recursos” mediante el uso de las normas es sustituida por la “regla de objetivos y de resultados a alcanzar” a través del principio de solución de efectos equivalentes. El control de la operación se realiza mediante un organismo independiente. Por lo tanto, en el ámbito de la reutilización, los materiales ya no tienen que corresponder a una serie de normas cuando se exige, sino más bien deben de poder aportar resultados equivalentes a los previstos por dichas normas. Deben demostrar por otra parte el carácter innovador de dichos resultados.

La ley ELAN (2018) introducía por su parte el principio del « Permis d’innover » (Licencia para innovar), ligeramente diferente, porque se refiere a las zonas geográficas especiales de algunas grandes operaciones. Validado por las autoridades públicas, permite innovar en la construcción, así como en el urbanismo.

Aunque parezca que todas estas medidas se superponen, es importante destacar que la idea original de la Licencia para hacer buscaba la simplificación y el interés general, y que actualemente se halla de manera muy parcial en todas estas versiones. Permiten derogar ciertas reglas, pero se instauran otras para demostrar la innovación y los efectos equivalentes. Además, resulta difícil saber en qué medida los promotores que lo deseen podrán permitirse emprender gestiones que siguen siendo complicadas y costosas. Afortunadamente el campo de la reutilización no ha esperado a la llegada de ese nuevo arsenal legislativo para adaptarse a las normas existentes e imaginar soluciones alternativas. La experiencia nos dirá si estos textos de ley han facilitado verdaderos avances. Por el momento podemos afirmar que han permitido entreabrir una nueva puerta, encarar proyectos de arquitectura de otra manera y fomentar el interés por los materiales y su reutilización.

Carbon footprint

El cálculo de la huella de carbono busca medir el impacto de una actividad humana sobre el medio ambiente a través de los gases de efecto invernadero (GEI) directos o indirectos que esta genera, siguiendo un enfoque similar al de un análisis de ciclo de vida (ACV). Estas emisiones, responsables del desajuste climático, se expresan en equivalentes CO2 (CO2-eq). Este cálculo permite sacar a la luz algunas situaciones problemáticas y encarar posibles ahorros.

Aunque no es siempre fácil de entender las cifras sobre la huella de carbono de algunos materiales o proyectos y las posibles pistas de ahorro de GEI ligados a la reutilización, es aún más complicado comprender a qué corresponden esas cantidades. Si bien el ahorro de CO2 es en cualquier caso interesante, siempre que no implique una transferencia de impacto, ¿qué representa exactamente 0,5kg de CO2 por cada ladrillo reutilizado en el proyecto REBRICK? ¿Qué representan las 25t de CO2 economizadas en la Grande Halle de Colombelles o los 500t de CO2-eq del proyecto K 118? Sin llegar a cuestionar el método de cálculo para la obtención de estos valores, nos gustaría expresar estas cantidades en términos más concretos.

La herramienta de cálculo creada por la EPA (United States Environmental Protection Agency) nos enseña que 0,5kg de CO2 equivalen a aproximadamente 2km en coche o a 60 recargas de smartphone. Otra herramienta de cálculo desarrollada por la ADEME (Agence de la transition écologique) en Francia llamada monconvertisseurco2 nos muestra que 25t de CO2 representan 245 000km en avión por pasajero, es decir alrededor de 6 vueltas a la tierra, y que 500t de CO2-eq corresponden a un total de 70 años de calefacción de una vivienda media.

Quienes quieran evaluar su huella de carbono y plantearse posibles medidas de ahorro, pueden acceder aquí, o aquí. Eurostat señala que la huella de carbono anual por habitante europeo se eleva a 7t de CO2, en disminución respecto a los años precedentes!