ELYS, Lysbüchelareal Basel

La zona urbana de Lysbüschel, en el cantón de Bâle-Ville en Suiza, que hasta hace poco fue una zona de producción y distribución de una cadena de supermercados, está en proceso de transformación mediante la operación urbanística VoltaNord con el objetivo de traer otras funciones como la residencial. En el corazón de este nuevo barrio se encuentra el centro de la cultura y de la artesanía ELYS cuya apertura está prevista para el otoño del 2020. El edificio construido en 1982 era una panadería industrial y un centro de distribución. Al frente de esta reconversión se encuentra el estudio de arquitectura suizo Baubüro in situ, muy activo en la rehabilitación y la reutilización.

La elección de la reutilización y de la utilización de materiales locales ha sido fruto de un trabajo intenso de investigación, de colecta, de deconstrucción y de almacenaje, así como, de una concepción diferente donde el diseño está condicionado al tipo de materiales descubiertos. La colaboración estrecha entre las autoridades y el promotor, los diferentes equipos técnicos y los usuarios ha sido necesaria para el desarrollo del proyecto. Por razones urbanísticas, el edificio ha tenido que ser acortado por el lado Este, dejando un vacío que ha sido rellenado con una fachada nueva. Con el objetivo de aportar luz natural se han creado un atrio además de dos extensiones en la cubierta. La nueva fachada del Este y la del atrio son las principales intervenciones sobre el edificio existente y deja espacio a los materiales de reutilización o de excedente de stock.

Para la realización del alrededor de 1000m2 de fachada nueva se ha optado por la utilización de módulos prefabricados de madera. Para ello, la madera de reutilización recogida en la zona (40%) y la originaria de los bosques suizos (60%), ha sido transformada en vigas laminadas encoladas respondiendo a las exigencias técnicas para la construcción de madera. Estas vigas se han sido utilizado para constituir los cuadros compartimentados de los módulos de fachada que pueden llegar a tener 9m de alto. La flexibilidad que ofrece este modo de construcción ha permitido integrar las ventanas de componentes, aspecto y dimensiones muy diferentes, provenientes de excedentes de stock de fabricantes contactados en un radio de 100km alrededor del lugar proyecto. Con el transporte y el almacenaje incluido, el precio medio de estas ventanas ha sido de 290 francos suizo (alrededor de 270 euros), bastante más bajo que su precio nuevo. Sin embargo, los fabricantes no ofrecían ninguna garantía, por lo que el dinero ahorrado ha sido invertido en la creación de un fondo de reparación. Después de la instalación de las ventanas, los diferentes compartimentos de los módulos de madera han sido rellenados de fibras y de pedazos de lana de roca de reutilización. La envoltura exterior del edificio está constituida en parte de chapas metálicas trapezoidales grises para la extensión de la cubierta o verde para los módulos de la fachada provenientes del edificio de origen.

A continuación, una lista de los materiales reutilizados en el proyecto:

  • 2000 m² de chapa metálica trapezoidal utilizada para el revestimiento exterior del edificio, de los cuales 1500 m² han sido recuperados en el mismo edificio y en un edificio próximo;
  • 200 ventanas provenientes del excedente de stock de 12 fabricantes de los alrededores;
  • 150m³ de madera proveniente de la estructura de una fábrica, transformada en vigas laminadas encoladas;
  • 150 m³ de aislante de lana de roca;
  • Rejillas metálicas procedentes de una antigua instalación de calefacción central; utilizada como barandilla para algunas ventanas;
  • Tuberías provenientes de una antigua instalación de aspersores (sprinklers), transformadas en soporte para los bancos exteriores;
  • Baldosas de hormigón procedentes de la antigua cubierta plana.

Este texto está basado en la contribución de Baubüro in situ en el libro “Umbaukultur” cuya versión en inglés está disponible en su página web así como en un artículo publicado en la revista suiza Tracés, disponible en el espacio digital de la construcción espazium.ch.

Guerre aux démolisseurs

Interior view of the Saint-Landry church, demolished in 1829 – unknown author – Musée Carnavalet, Histoire de Paris (Public domain)

Al escritor francés Victor Hugo se le conoce también por ser uno de los grandes defensores del patrimonio y la arquitectura medieval en el siglo XIX. El ejemplo más conocido es el de la defensa de las catedrales góticas y la de Notre-Dame de Paris en particular. En su Note sur la destruction des monuments en France (1825) así como en Guerre aux démolisseurs (1832), el autor se revela contra los «innobles especuladores» responsables de estas destrucciones, bajo el pretexto de que la belleza de un edificio pertenece a todo el mundo, y reclama una ley que proteja el patrimonio.

En esos dos textos, además de presentar una importante lista de destrucciones, entre ellas la de la iglesia Saint Landry, se hace mención en numerosas ocasiones y de manera poco aduladora, de la venta y de la reutilización de materiales resultantes de estas demoliciones. Víctor Hugo constata que «es en estas magnificas ruinas donde el tallador de piedras elige los materiales», y se ofusca con el comportamiento del propietario «que solo ve una cantera de piedras y no un monumento» o con aquel «que vendería el Parthenon por el precio de la piedra». El albañil sale mejor parado, ya que, habiendo participado en la demolición parcial de una iglesia, reutiliza algunos elementos para poder construirse una admirable casita.

Aunque el contexto de la reutilización de materiales, en relación con la protección de los edificios históricos, es en este caso muy específico, pone en evidencia las dificultades y las contradicciones que son necesarias abordar. ¿Como fomentar la reutilización de una manera respetuosa, tanto de los elementos a reutilizar como los propios edificios? ¿Cómo evitar la especulación en la reutilización y prevenir que un edificio solo sea destruido para reutilizar determinados elementos? ¿Cómo evitar que la reutilización sea el pretexto o excusa para una demolición?

Una versión en francés de “Guerre aux démolisseurs” está disponible en la página wikisource.

Déconstruction d’une cheminée d’usine

Fábrica y su chimenea (imagen ilustrativa) – Aubervilliers hacia 1900, France (Public Domain)

El periódico semanal francés « La Nature », revista de las ciencias y de sus aplicaciones en las artes y la industria, publicaba en 1884 la crónica de la deconstrucción de una chimenea de fábrica con el fin de la reutilizar los materiales.

«demoler una chimenea de fabrica en tales condiciones, que los materiales provenientes puedan ser utilizados de nuevo y todo ello a pesar de la presencia de construcciones cercanas haciendo las inmediaciones inasequibles, así es el problema que resolvieron MM. R. M. y J. Bancroft (…) » (extracto de la revista traducido por Adokin)

La continuación de la crónica, disponible en francés en el Cnum, Conservatorio numérico de Artes y Oficios, p. 382, describe el procedimiento técnico puesto en marcha para poder bajar los ladrillos desde el interior de la chimenea, amortizando la caída mediante un doble sistema de corredor vertical, permitiendo una cierta compresión del aire, y de una caja con una puerta elástica. El desmantelamiento cuidadoso fue la clave para poder conservar los edificios adyacentes y recuperar los materiales de reutilización en buen estado.

Re-use until the 20th century

Palacio de la Industria (Main building, Barcelona Universal Exposition) – 1888 (unknown author) – public domain

Aunque hoy en día las prácticas de reutilización de materiales de construcción parecen algo marginales, eran habituales hace más de un siglo. En 1890, el « Diario de Cataluña » (extracto aquí abajo) escribía sobre una venta pública de materiales por lotes, procedentes de la deconstrucción parcial del Palacio de la Industria de Barcelona, y sobre proyectos de reutilización realizados con algunos de estos materiales.

Asimismo, el periódico belga «Le Soir » (extracto aquí abajo en francés) mencionó, en 1893, la venta pública de materiales (viguetas metálicas, puertas, marcos de ventana…) procedentes de la demolición del Castillo Real de Laeken en Bélgica. Aproximadamente en la misma época, otros periódicos mencionaban también tiendas y almacenes de materiales antiguos, la manera en la que los proyectos se financiaban vendiendo materiales de deconstrucción o la manera en la que una expropiación podía llevar a la venta de materiales.

Estas prácticas de reutilización se mantuvieron hasta el principio del siglo XX. En 1903, en Francia, el «Annuaire du Bâtiment des Travaux Publics et des Arts Industriels » (Anuario de la construcción, de las obras públicas y de las artes industriales, extracto aquí abajo en francés) proporcionó una serie de precios que se podían aplicar al desmontaje, la limpieza, el transporte y la colocación, in situ o no, de varios tipos de materiales (baldosas y azulejos, adoquines, piedras, tejas, marcos de ventana, vigas de madera…).


Extractos:

Diario de Cataluña (16-01-1890), p. 2 : « En uno de los días de la semana próxima, se verificará una subasta pública para la adjudicación de los materiales procedentes del derribo de las naves laterales del Palacio de la Industria. Se han formado lotes de diversas clases, entre ellos de tejas, maderas y hierro. Parte de dichos materiales se aprovecharán para la verja y galerías del nuevo Palacio Real que se está construyendo en la Ciudadela. También se destinará otra parte a las puertas, cerca y otras dependencias del nuevo Matadero. »

Le Soir (10-12-1893), p. 3 : « Le receveur des domaines de Bruxelles-banlieue […] procédera […] au jardin du Château royal de Laeken, à la vente publique de vieux matériaux et objets provenant de la démolition du Château royal de Laeken, consistant en poutrelles de fer (11,280 kilos), vieux plomb (450 kilos), vinc [sic] zinc (400 kilos), 425 châssis, portes, un dynamo en bon état avec accessoires, etc., etc. »

Annuaire du Bâtiment des Travaux Publics et des Arts Industriels (1903), p. 2312 y siguientes, y principalmente p. 2322 et 2323 (los precios se indican en francos y céntimos): « Prix et renseignements pouvant être appliqués aux appareils, articles, matériaux & produits ordinairement employés […] / Décarrelage de carreaux petits et grands avec son réemploi sur place (le mètre superficiel) 0 09 […] / Découverture (au mètre superficiel) : – en ardoise 0 24 – en zinc pour réemploi 0 27 – en tuiles plates 0 20 – en tuiles à emboîtement 0 10 […] / Dépavage de pavés posés sur mortier de chaux sans transport, mais avec rangement et décrottage, le mèt. Sup. 0 25 […] / Dépose de pierres avec soin pour être conservée [sic] […], le mètre cube 7 00 […] – en démolition 3 70 […] / Dépose et repose de persiennes […] / Dépose de verres, compris démasticage, (prix moyen) le mètre superficiel 1 05 / Dépose et repose de vasistas, la pièce 0 60 / Dépose et repose de châssis de toit […] / Dévoligeage (au mètre superficiel) – pour réemploi 0 30 – pour démolition 0 10 […] »

Opalis

Nacida en Bélgica y creada por iniciativa de Rotor, la página web Opalis dedicada a los materiales de reutilización, ha extendido su campo de acción a toda una parte del norte de Europa, dentro del proyecto europeo FCRBE. Constatada la necesidad de identificar las prácticas ya existentes en el campo de la reutilización de materiales de construcción, la primera función de esta página web es el de un anuario que agrupa un poco más de 300 proveedores de materiales de reutilización, en un territorio que abarca Francia, Bélgica o los Países Bajos (existe también una versión de la página Opalis específica para el Reino Unido). Las informaciones sobre los diferentes proveedores permiten hacerse una idea de la especialidad de cada uno y de los tipos de materiales que venden, así como de los servicios que proponen, como la deconstrucción, el transporte, la concepción o la ayuda para la concepción. Se mencionan también las operaciones que se pueden efectuar sobre los materiales como la limpieza, las reparaciones, los diversos tratamientos o el redimensionamiento.

Además, la página propone una lista de proyectos que integran elementos de reutilización con el fin de mostrar que este tipo de proyectos son posibles. Asimismo, proporciona documentación e información sobre los diferentes tipos de materiales: informaciones históricas y culturales, variedades de productos por tipo de material, tratamientos generales, precios, información para la prescripción de estos materiales, que se acompañan a veces de fragmentos de pliegos de condiciones.

A continuación, algunos enlaces de interés que trabajan en la misma dirección que Opalis:

  • En Bélgica, la plateforme des acteurs pour le réemploi des matériaux de construction à Bruxelles (plataforma de agentes para la reutilización de materiales de construcción en Bruselas), aunque no es un anuario propiamente dicho, presenta formaciones, herramientas sobre la reutilización y algunos enlaces hacía plataformas de intercambio de materiales.
  • materiauxreemploi.com, en Francia, proporciona informaciones valiosas sobre la reutilización de materiales, sobre todo a nivel legal, así como ejemplos de realizaciones y un anuario de agentes de la reutilización. La mayoría de estos no son proveedores sino instituciones, departamentos técnicos o de asistencia en obra, de constructores, arquitectos o plataformas web de intercambio o de venta de materiales.
  • SalvoWEB, en el Reino Unido, es la página web de la empresa Salvo Ltd, activa desde hace cerca de 30 años en el terreo de la reutilización y de las antigüedades arquitectónicas. La página presenta además una tienda en línea y una plataforma de pequeños anuncios, además de una extensa lista de proveedores de materiales de reutilización. Además, Salvo contribuye a completar la página web Opalis.
  • Build Reuse, en Estados Unidos, es una organización sin ánimo de lucro, antes denominada BMRA (Building Materials Reuse Association) y activa en el terreno de la reutilización desde hace más de 20 años. A través sobre todo de un programa de formación continua y de certificación. La organización desarrolla en cooperación con la American Wood Council et le Canadian Wood Council, una página web dedicada a la madera de reutilización y reciclada, presentando una importante lista de proveedores en este terreno.

Según nuestro conocimiento, no existe un anuario similar de empresas que suministren materiales de reutilización en el Estado Español o el País Vasco. Estas empresas, aunque no sean muy numerosas, sabemos existen. Adokin ha podido identificar una serie de ellas. Sin embargo, establecer un anuario completo de los proveedores de materiales de reutilización, así como sobre sus especificidades, requeriría un trabajo minucioso y a largo plazo. ¡Esperamos que una iniciativa similar vea la luz en nuestro territorio!

Grande Halle de Colombelles

El taller eléctrico y la torre de refrigeración de una antigua compañía metalúrgica francesa son los únicos elementos conservados en un lugar destinado a ser transformado. El operador con mayoría pública Normandie Aménagement, encargó al taller de arquitectura Construire y a los arquitectos de Encore Heureux el proyecto la Grande Halle, por su experiencia con la reutilización de materiales de construcción, con el fin de transformar el taller eléctrico en un nuevo espacio de trabajo y de cultura. Este imponente edificio, en el que se mantiene la envolvente estructural de hormigón, está dividida en dos naves: la primera se mantiene en su estado original y es un lugar de acogida y de encuentro; la segunda, dividida en tres plantas construidas en madera y prolongadas por grandes balcones, acoge un bar-restaurante, talleres y espacios de trabajo o de ensayo.

El grupo de arquitectos Collectif ETC, que se encargaron de construir la cité de chantier, llevo a cabo un primer experimento de reutilización junto a la obra principal. Este espacio temporal está constituido por viejos contenedores y materiales reutilizados, como por ejemplo la estructura metálica de una carpa de circo que sirve de evocación de la cubierta de la cercana Grande Halle. De la misma manera que la Maison du projet Morland, este espacio se convierte en un lugar de acogida para el público, de mediación y de debate sobre el proyecto, a través de la permanence architecturale (permanencia realizada por los arquitectos). La asociación le WIP a cargo de la gestión y de la animación de la futura Grande Halle, se ha instalado en la cité de chantier con el fin de anticipar los usos.

En cuanto a la obra, la contratación del proyecto fue dividido en varios lotes con una versión alternativa obligatoria que tenía en cuenta la reutilización. Se creo un lote específico para la reutilización – el lot 1 – gestionado por le WIP. Su misión era identificar yacimientos cercanos a la obra, deconstruir y colectar, eventualmente reacondicionar y proveer a las empresas a cargo de la obra de estos materiales, almacenándolos in situ en contenedores. Se redactaron fichas de materiales para informar sobre el origen y las características técnicas de cada uno. Estas fichas, así como la estrecha colaboración con los departamentos de estudios técnicos y con las aseguradoras han permitido el uso de estos materiales. Cabe destacar el acompañamiento sobre reutilización llevado a cabo junto a las empresas de construcción implicadas en el proyecto, en particular a través de la permanencia arquitectónica. Le WIP, que prevé la apertura de una plataforma física para la reutilización, evalúo los beneficios de estas prácticas en cuanto a la creación de empleo local a casi 2 ETC, una reducción de GEI de 25 t y una disminución de 18 t de los residuos producidos.

A continuación, encontrarán una lista de materiales reutilizados en el proyecto:

  • 27 radiadores de fundición de hierro y 25 de acero (provenientes de un inmueble de oficinas y de un garaje);
  • 31 elementos sanitarios (lavabos, inodoros, urinarios, provenientes de un inmueble de oficinas y de negocios );
  • 21 pilares de madera para barandilla (procedentes principalmente de estructuras de cubiertas de madera);
  • 1 ventana de las 21 incorporables al proyecto que fueron robadas (provenientes de un inmueble de negocios);
  • 18 puertas de madera maciza de las cuales 2 cortafuego (provenientes de inmuebles de viviendas);
  • 200 m² de aislante (lana de roca integrada en falsos techos y proveniente de un inmueble de oficinas y de negocios);
  • baldosas y azulejos (final de stock);
  • madera de carpintería (proveniente de los palés utilizados para el transporte de los materiales).

Fuente: MOOC – Le réemploi : matières à bâtir (ICEB); la asociación le WIP, cuyo poster está disponible aquí, bajo la licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International (CC BY-NC-ND 4.0) con detalles complementarios sobre los tratamientos aplicados a los materiales para la reutilización. 

Maison du projet Morland

Maison du projet Morland, 2018, Paris – Emerige (Project owner), Encore Heureux (conception), Encore Heureux + MI2S ingénierie + Albert&Compagnie + Esselinck Ingénierie (Team) – photography by Cyrus Cornut (courtesy of Encore Heureux)

La antigua prefectura de Paris, en el bulevar Morland, está siendo rehabilitada en el marco de la convocatoria para proyectos urbanos innovadores « Réinventer Paris » iniciado en el 2014. El proyecto « Morland Mixité Capitale », del promotor Emerige liderado por un equipo que incluye entre otros, a David Chipperfield, tiene como objetivo transformar este espacio en un lugar de convivencia con usos múltiples. La deconstrucción de este imponente edificio administrativo pone en evidencia la mina de materiales con un potencial de reutilización muy importante. Una vez identificado este potencial, encomendaron a los arquitectos de Encore Heureux, la realización de una construcción temporal, la Maison du projet Morland (Casa del proyecto Morland), cerca de la obra principal, integrando una parte de ese yacimiento de materiales. Los materiales restantes serán utilizados en el proyecto de rehabilitación, para la disposición de otras obras o en obras ex situ.

La realización de Encore Heureux se inserta en la lógica más amplia de la reutilización de un yacimiento de materiales. Construida en buena parte con elementos provenientes del yacimiento, ¡su muro-cortina sobre estructura de madera incorpora por ejemplo 78 batientes de ventana! La Maison du projet Morland, es un espacio dedicado al proyecto principal, pero además, le Pavillon de l’Arsenal, centro de urbanismo y arquitectura de Paris, organizó en él talleres-espectaculos para niños sobre el tema de la arquitectura y de la ciudad contemporánea, concebidos por los arquitectos de PLUS+MIEUX création.

A continuación, una lista limitada de los elementos del yacimiento, algunos de los cuales fueron reutilizados en el proyecto de Encore Heureux:

  • 1500 ventanas;
  • 11000 placas metálicas para techo falso;
  • 2200 radiadores;
  • losas de sillería;
  • tabiques;
  • lámparas.

FCRBE

El proyecto europeo (Interreg North-West Europe) FCRBE (Facilitating the Circulation of Reclaimed Building Elements) tiene como objetivo aumentar para el 2032 un 50% la cantidad de materiales reutilizados en circulación. Centrado principalmente en el norte de Francia, Bélgica y el Reino-Unido, el proyecto reúne a agentes procedentes de las instituciones o del mundo de la construcción y de la investigación, como Salvo Ltd (UK), Bellastock (FR) o Rotor (BE). Estos agentes se han asociados con el fin de que la reutilización sea considerada en las diversas etapas de un proyecto de construcción y para ello utilizan varios recursos:

  • La página web Opalis, que reúne una lista de proveedores de materiales de reutilización, informaciones sobre estos materiales, así como ejemplos de realizaciones;
  • Varias guías que permiten identificar el potencial de reutilización de elementos de construcción y facilitan la integración de dichos elementos en nuevos proyectos.

Estas herramientas y otras se ponen en práctica a través de diversos proyectos pilotos.

Circular economy actions

La legislación y las acciones políticas actuales para fomentar la economía circular ponen el foco en el reciclaje, a costa muchas veces de la reutilización. Como hemos visto anteriormente, las recomendaciones para reducir los desechos mencionando la reutilización se acompañan raramente de medidas concretas. Sin embargo, existen algunos casos prácticos en los que se han aplicado estas leyes o decisiones políticas y que abarcan la reutilización de los materiales de construcción. Todos estos ejemplos ponen en evidencia la importancia de los poderes públicos y van del simple apoyo o la recomendación hasta la obligación, siguiendo la lógica de actuación permitir, promover y obligar.

La serie de casos prácticos descritos al final de este artículo corresponde a ejemplos incitativos (con el objetivo de promover) u obligatorios (con el objetivo de obligar) en países y territorios donde ya se llevaron a cabo acciones previas para posibilitar la reutilización de materiales. La ausencia de una acción previa semejante en el estado español o en Euskadi no permite actualmente llevar a cabo acciones incitativas o obligatorias por parte de los poderes públicos. En un primer momento convendría, eso es lo que intenta hacer este blog, dar visibilidad y facilitar las prácticas de reutilización antes de planear otro tipo de acciones. Sin embargo, una visión general de lo que ya se está haciendo en el extranjero permite darse cuenta de a donde podríamos dirigirnos.

A continuación, una lista de algunos casos prácticos, empezando por ejemplos incitativos, desde la utilización de la contratación pública hasta el apoyo a empresas, las bonificaciones/prestaciones a proyectos o los incentivos fiscales:

  • En Bélgica, la Región Valona inició un estudio con el objetivo de dar prioridad a los materiales de reutilización en los pliegos de condiciones, así como una serie de recomendaciones para definir y desarrollar la contratación pública con el fin de promover la reutilización. Por otro lado, la Región de Bruselas, en el marco de su Programa Regional de Economía Circular, facilita una hoja de ruta con numerosas medidas, algunas de las cuales destinadas a hacerse progresivamente vinculantes. El frecuente funcionamiento de esta región mediante el principio de subsidiariedad lleva a apoyar al sector mediante convocatorias de proyectos (BeExemplary o BeCircular), de prestaciones o ventajas fiscales como la futura tasa del IVA del 6% para elementos reutilizados. Además, está previsto para 2021, entre otras medidas a favor de la reutilización, la obligación de un inventario pre-deconstrucción de los materiales.
  • En Seattle (EEUU), la obtención de un permiso de deconstrucción de edificios residenciales está vinculada, entre otras cosas, a la reutilización de un mínimo del 20% de los materiales de construcción ( quedan excluidos el asfalto, los ladrillos o el hormigón) y la necesidad de presentar un informe sobre las cantidades de elementos reutilizados y reciclados. Este proceso permite comenzar la deconstrucción antes de que se haya concedido el permiso de construir.

Aquí podemos ver una serie de ejemplos de carácter obligatorio, ligados a la obligación de un inventario pre-demolición (también denominado diagnóstico de recursos) y/o de una deconstrucción selectiva, a la obligación de dirigir algunos elementos procedentes de la deconstrucción hacia canales de reutilización, o la obligación de integrar elementos reutilizados en nuevos proyectos:

  • En Francia, el artículo nº51 de la reciente Ley n° 2020-105 del 10 de febrero del 2020 relativa a la lucha contra el despilfarro y a la economía circular, prevé la obligación durante algunas obras de demolición o rehabilitación significativa de edificios, de un diagnóstico relativo a la gestión de los productos, materiales y desechos, a fin de, con carácter prioritario, su reutilización o, en su defecto, de su valorización. El artículo nº59 de esa misma ley modifica el Código de medio ambiente francés y obliga a tener en cuenta la reutilización de los materiales a la hora de elaborar contratos públicos en el sector de la construcción.
  • En Portland (EEUU), se obliga a realizar una deconstrucción que permita la reutilización de los materiales en lugar de una simple demolición. Esta imposición abarca algunos edificios, como los edificios unifamiliares que tienen una estructura de antes de 1940 (ver aquí).
  • En el Cook County (EEUU), cuando se concede un permiso de demolición para edificios residenciales, se obliga a dirigir un mínimo del 5% de los materiales hacia canales de reutilización (ver aquí).

Este texto se basa en parte en un informe producido por Rotor en el marco del proyecto de investigación sobre materiales reutilizables en Bruselas “le bâti bruxellois source de nouveaux matériaux” (BBSM) y que propone líneas de acción para desarrollar la reutilización. Allí podemos encontrar algunos de los ejemplos citados, así como una cantidad enorme de informaciones sobre este tema.

Circular economy strategies

Parece que el último año es el elegido para comenzar la transformación de la economía hacía una economía circular. La Comisión Europea presentó el pasado 25 de marzo de este año el Circular Economy Action Plan, como una de las partes importantes del Pacto Verde europeo. El plan pone el foco en sectores con un alto uso de los recursos como la construcción, donde el potencial de circularidad es elevado, y presenta una nueva estrategia para un entorno construido sostenible que promoverá medidas para mejorar la durabilidad y flexibilidad de los espacios construidos, elaborará libros digitales de los edificios, revisará el Reglamento sobre los productos de la construcción, integrará la evaluación del ciclo de vida en la contratación pública mediante la herramienta Level’s o intentará revisar los objetivos para la recuperación de materiales de construcción.

Paralelamente la Comisión Europea presentó recientemente el documento Principles for Building Design en el que se dividen los objetivos a alcanzar en diferentes grupos de agentes, usuarios, equipos de diseño, constructores, fabricantes, equipos de deconstrucción y demolición, inversores y aseguradoras y por último agentes públicos. En el apartado sobre la deconstrucción se plantea la necesidad de identificar los recursos presentes en un edificio para promover la deconstrucción selectiva.

La Estrategia Española de Economía circular queda a la espera de la evaluación de la Comisión Europea de establecer un objetivo entorno a la preparación para la reutilización. La estrategia establece, sin embargo, que la construcción es uno de los sectores de acción prioritarios y respalda las prácticas de demolición selectiva o el análisis de ciclo de vida. Más información sobre la estrategia española en este artículo de la revista Construible.

Por su parte la Estrategia de Economía Circular de Euskadi 2030 habla de manera general de la importancia de un modelo de economía que fomenta la reutilización, el reciclaje y la recuperación. Sin embargo, en el caso de la construcción se limita a mencionar la necesidad de mejorar la calidad de los estudios de gestión de los RCD o de su separación en obra, así como de la importancia del ciclo de vida en el diseño de los edificios. ¡Parece que habrá que esperar para que la reutilización y la deconstrucción selectiva sean un hecho en el territorio!

Sin embargo, algunas medidas más concretas, aunque no se aplican directamente a la reutilización de materiales de construcción, podrían ser también atribuidas a ella:

  • el objetivo de aumentar un 30% la tasa de utilización de materiales circulares;
  • la necesidad de nuevos materiales sostenibles y reemplazables;
  • la necesidad de una eco-concepción que permita la reparación o la reutilización, sobre todo de edificios;
  • poner de relieve la necesidad de la investigación, la formación, la sensibilización o la visibilidad;
  • la necesidad de algunas normas, guías o metodologías específicas, especialmente en el caso de la rehabilitación de edificios;
  • la idea de una tasa de desechos, de un mecanismos de verificación de las demoliciones selectivas o de un porcentaje de materiales reciclados a emplear;
  • la idea de puntos de colecta y de preparación a la reutilización de los residuos.