Sala Beckett

En Barcelona, el estudio de arquitectura Flores & Prats Arquitectes, es el autor de la rehabilitación de la antigua sede de la Cooperativa de Consumo Pau i Justicia, transformada en la nueva Sala Beckett (Fundació Sala Beckett / Obrador Internacional de Dramatúrgia). La cooperativa, inaugurada en 1924 y abandonada en los años noventa, contaba con una escuela, una tienda, un bar y un teatro que funcionaban de manera independiente. El nuevo programa, que cuenta con una escuela teatral, espacios de representación y un bar, busca la interacción entre los diferentes usos, mediante un vestíbulo con nuevas entradas de luz que conecta los diferentes niveles y donde se cruzan alumnos, profesorado, artistas, público y vecinos del barrio.

Los arquitectos describen la primera visita al edificio como un viaje al pasado. Realizaron un exhaustivo inventario, más de cien planos con dibujos a diferentes escalas, de los restos de la cooperativa que permanecían en el lugar como las carpinterías, los revestimientos de suelo y los rosetones de techo. Estos dibujos permitieron visibilizar cada elemento, destacando los detalles, el estado y el tamaño de cada uno, dando valor a la herencia recibida. Decidieron mantener los amplios espacios existentes del edificio con su estructura en la medida de lo posible y los elementos más pequeños inventariados previamente. De esta manera conviven el pasado de la antigua Cooperativa, las huellas del abandono y las adaptaciones necesarias para el nuevo programa de usos.

Los elementos inventariados fueron reutilizados in situ, en su función precedente, aunque en la mayoría de los casos en otra parte del edificio, debido a la necesidad de adaptarlo a la normativa actual, a las modificaciones estructurales y a la nueva implantación del programa, convirtiendo el trabajo de los arquitectos en un collage. Algunos elementos estructurales, los acabados nuevos y parte del mobiliario fueron incorporados a los elementos y espacios existentes.

En el apartado de las carpinterías se reutilizaron un 90% de las puertas y ventanas, la mayoría de ellas siendo adaptadas o reparadas. Tuvieron que modificar la altura de algunas puertas debido al recrecimiento del nivel del suelo para reforzarlo, y algunas ventanas recibieron un doble acristalamiento. Las modificaciones y reparaciones se llevaron a cabo in situ evitando así el transporte. Además, se reutilizaron una escalera y varias barandillas también adaptadas para su recolocación.

En origen, cada espacio de la antigua cooperativa tenía un revestimiento de suelo con un tipo de baldosa hidráulica diferente. Debido a la necesidad de utilizar revestimientos más acordes con los espacios de ensayo e interpretación, el revestimiento de baldosa fue reubicado en otras zonas del edificio creando nuevas combinaciones. A la hora de desmontar las baldosas, se perdió un 20%, cantidad que se tomó en cuenta en el momento de diseñar la nueva implantación.

Además, se salvaron tres rosetones del techo del antiguo teatro, que se utilizaron como elementos decorativos murales. Los rosetones existentes en otras partes del edificio fueron conservados en su ubicación precedente utilizándolos como bocas de salida del sistema de climatización.

Antes de empezar las obras, el equipo de la Sala Beckett realizó una ocupación efímera de la primera planta del edificio. Siguiendo la misma lógica del proyecto, se realizó un inventario del mobiliario de la antigua sede con el fin de reutilizarlo en la cooperativa. Esta ocupación temporal y transitoria puso a prueba el nuevo programa de usos y su incorporación al edificio, a la vez que permitió la adopción por parte del equipo, de los alumnos y del público, del edificio y de los elementos que iban a ser reutilizados. Posteriormente se llevó a cabo un proyecto cultural y teatral para recordar la memoria del edificio convirtiéndolo en escenario. La actuación teatral recorrió así el espacio y el tiempo tal y como lo hizo la arquitectura a través de los inventarios y de la reutilización. 

A continuación, encontrarán la lista no exhaustiva de algunos elementos que fueron reutilizados (fuente Flores & Prats y Opalis):     

  • 200 m² de acabados murales y de suelo, desmontados, limpiados y recolocados in situ;
  • 44 puertas de madera, limpiadas y adaptadas in situ;
  • 35 perfiles de ventanas de madera, limpiados y adaptados in situ;
  • 1 escalera;
  • varias barandillas;
  • 3 rosetones reutilizados como elementos decorativos murales.

Este artículo se basa en parte en el libro Sala Beckett – Centro Internacional de Dramaturgia y en la serie documental Escala 1:5.

ELYS, Lysbüchelareal Basel

La zona urbana de Lysbüschel, en el cantón de Bâle-Ville en Suiza, que hasta hace poco fue una zona de producción y distribución de una cadena de supermercados, está en proceso de transformación mediante la operación urbanística VoltaNord con el objetivo de traer otras funciones como la residencial. En el corazón de este nuevo barrio se encuentra el centro de la cultura y de la artesanía ELYS cuya apertura está prevista para el otoño del 2020. El edificio construido en 1982 era una panadería industrial y un centro de distribución. Al frente de esta reconversión se encuentra el estudio de arquitectura suizo Baubüro in situ, muy activo en la rehabilitación y la reutilización.

La elección de la reutilización y de la utilización de materiales locales ha sido fruto de un trabajo intenso de investigación, de colecta, de deconstrucción y de almacenaje, así como, de una concepción diferente donde el diseño está condicionado al tipo de materiales descubiertos. La colaboración estrecha entre las autoridades y el promotor, los diferentes equipos técnicos y los usuarios ha sido necesaria para el desarrollo del proyecto. Por razones urbanísticas, el edificio ha tenido que ser acortado por el lado Este, dejando un vacío que ha sido rellenado con una fachada nueva. Con el objetivo de aportar luz natural se han creado un atrio además de dos extensiones en la cubierta. La nueva fachada del Este y la del atrio son las principales intervenciones sobre el edificio existente y deja espacio a los materiales de reutilización o de excedente de stock.

Para la realización del alrededor de 1000m2 de fachada nueva se ha optado por la utilización de módulos prefabricados de madera. Para ello, la madera de reutilización recogida en la zona (40%) y la originaria de los bosques suizos (60%), ha sido transformada en vigas laminadas encoladas respondiendo a las exigencias técnicas para la construcción de madera. Estas vigas se han sido utilizado para constituir los cuadros compartimentados de los módulos de fachada que pueden llegar a tener 9m de alto. La flexibilidad que ofrece este modo de construcción ha permitido integrar las ventanas de componentes, aspecto y dimensiones muy diferentes, provenientes de excedentes de stock de fabricantes contactados en un radio de 100km alrededor del lugar proyecto. Con el transporte y el almacenaje incluido, el precio medio de estas ventanas ha sido de 290 francos suizo (alrededor de 270 euros), bastante más bajo que su precio nuevo. Sin embargo, los fabricantes no ofrecían ninguna garantía, por lo que el dinero ahorrado ha sido invertido en la creación de un fondo de reparación. Después de la instalación de las ventanas, los diferentes compartimentos de los módulos de madera han sido rellenados de fibras y de pedazos de lana de roca de reutilización. La envoltura exterior del edificio está constituida en parte de chapas metálicas trapezoidales grises para la extensión de la cubierta o verde para los módulos de la fachada provenientes del edificio de origen.

A continuación, una lista de los materiales reutilizados en el proyecto:

  • 2000 m² de chapa metálica trapezoidal utilizada para el revestimiento exterior del edificio, de los cuales 1500 m² han sido recuperados en el mismo edificio y en un edificio próximo;
  • 200 ventanas provenientes del excedente de stock de 12 fabricantes de los alrededores;
  • 150m³ de madera proveniente de la estructura de una fábrica, transformada en vigas laminadas encoladas;
  • 150 m³ de aislante de lana de roca;
  • Rejillas metálicas procedentes de una antigua instalación de calefacción central; utilizada como barandilla para algunas ventanas;
  • Tuberías provenientes de una antigua instalación de aspersores (sprinklers), transformadas en soporte para los bancos exteriores;
  • Baldosas de hormigón procedentes de la antigua cubierta plana.

Este texto está basado en la contribución de Baubüro in situ en el libro “Umbaukultur” cuya versión en inglés está disponible en su página web así como en un artículo publicado en la revista suiza Tracés, disponible en el espacio digital de la construcción espazium.ch.

Maison du projet Morland

Maison du projet Morland, 2018, Paris – Emerige (Project owner), Encore Heureux (conception), Encore Heureux + MI2S ingénierie + Albert&Compagnie + Esselinck Ingénierie (Team) – photography by Cyrus Cornut (courtesy of Encore Heureux)

La antigua prefectura de Paris, en el bulevar Morland, está siendo rehabilitada en el marco de la convocatoria para proyectos urbanos innovadores « Réinventer Paris » iniciado en el 2014. El proyecto « Morland Mixité Capitale », del promotor Emerige liderado por un equipo que incluye entre otros, a David Chipperfield, tiene como objetivo transformar este espacio en un lugar de convivencia con usos múltiples. La deconstrucción de este imponente edificio administrativo pone en evidencia la mina de materiales con un potencial de reutilización muy importante. Una vez identificado este potencial, encomendaron a los arquitectos de Encore Heureux, la realización de una construcción temporal, la Maison du projet Morland (Casa del proyecto Morland), cerca de la obra principal, integrando una parte de ese yacimiento de materiales. Los materiales restantes serán utilizados en el proyecto de rehabilitación, para la disposición de otras obras o en obras ex situ.

La realización de Encore Heureux se inserta en la lógica más amplia de la reutilización de un yacimiento de materiales. Construida en buena parte con elementos provenientes del yacimiento, ¡su muro-cortina sobre estructura de madera incorpora por ejemplo 78 batientes de ventana! La Maison du projet Morland, es un espacio dedicado al proyecto principal, pero además, le Pavillon de l’Arsenal, centro de urbanismo y arquitectura de Paris, organizó en él talleres-espectaculos para niños sobre el tema de la arquitectura y de la ciudad contemporánea, concebidos por los arquitectos de PLUS+MIEUX création.

A continuación, una lista limitada de los elementos del yacimiento, algunos de los cuales fueron reutilizados en el proyecto de Encore Heureux:

  • 1500 ventanas;
  • 11000 placas metálicas para techo falso;
  • 2200 radiadores;
  • losas de sillería;
  • tabiques;
  • lámparas.