Circular economy actions

La legislación y las acciones políticas actuales para fomentar la economía circular ponen el foco en el reciclaje, a costa muchas veces de la reutilización. Como hemos visto anteriormente, las recomendaciones para reducir los desechos mencionando la reutilización se acompañan raramente de medidas concretas. Sin embargo, existen algunos casos prácticos en los que se han aplicado estas leyes o decisiones políticas y que abarcan la reutilización de los materiales de construcción. Todos estos ejemplos ponen en evidencia la importancia de los poderes públicos y van del simple apoyo o la recomendación hasta la obligación, siguiendo la lógica de actuación permitir, promover y obligar.

La serie de casos prácticos descritos al final de este artículo corresponde a ejemplos incitativos (con el objetivo de promover) u obligatorios (con el objetivo de obligar) en países y territorios donde ya se llevaron a cabo acciones previas para posibilitar la reutilización de materiales. La ausencia de una acción previa semejante en el estado español o en Euskadi no permite actualmente llevar a cabo acciones incitativas o obligatorias por parte de los poderes públicos. En un primer momento convendría, eso es lo que intenta hacer este blog, dar visibilidad y facilitar las prácticas de reutilización antes de planear otro tipo de acciones. Sin embargo, una visión general de lo que ya se está haciendo en el extranjero permite darse cuenta de a donde podríamos dirigirnos.

A continuación, una lista de algunos casos prácticos, empezando por ejemplos incitativos, desde la utilización de la contratación pública hasta el apoyo a empresas, las bonificaciones/prestaciones a proyectos o los incentivos fiscales:

  • En Bélgica, la Región Valona inició un estudio con el objetivo de dar prioridad a los materiales de reutilización en los pliegos de condiciones, así como una serie de recomendaciones para definir y desarrollar la contratación pública con el fin de promover la reutilización. Por otro lado, la Región de Bruselas, en el marco de su Programa Regional de Economía Circular, facilita una hoja de ruta con numerosas medidas, algunas de las cuales destinadas a hacerse progresivamente vinculantes. El frecuente funcionamiento de esta región mediante el principio de subsidiariedad lleva a apoyar al sector mediante convocatorias de proyectos (BeExemplary o BeCircular), de prestaciones o ventajas fiscales como la futura tasa del IVA del 6% para elementos reutilizados. Además, está previsto para 2021, entre otras medidas a favor de la reutilización, la obligación de un inventario pre-deconstrucción de los materiales.
  • En Seattle (EEUU), la obtención de un permiso de deconstrucción de edificios residenciales está vinculada, entre otras cosas, a la reutilización de un mínimo del 20% de los materiales de construcción ( quedan excluidos el asfalto, los ladrillos o el hormigón) y la necesidad de presentar un informe sobre las cantidades de elementos reutilizados y reciclados. Este proceso permite comenzar la deconstrucción antes de que se haya concedido el permiso de construir.

Aquí podemos ver una serie de ejemplos de carácter obligatorio, ligados a la obligación de un inventario pre-demolición (también denominado diagnóstico de recursos) y/o de una deconstrucción selectiva, a la obligación de dirigir algunos elementos procedentes de la deconstrucción hacia canales de reutilización, o la obligación de integrar elementos reutilizados en nuevos proyectos:

  • En Francia, el artículo nº51 de la reciente Ley n° 2020-105 del 10 de febrero del 2020 relativa a la lucha contra el despilfarro y a la economía circular, prevé la obligación durante algunas obras de demolición o rehabilitación significativa de edificios, de un diagnóstico relativo a la gestión de los productos, materiales y desechos, a fin de, con carácter prioritario, su reutilización o, en su defecto, de su valorización. El artículo nº59 de esa misma ley modifica el Código de medio ambiente francés y obliga a tener en cuenta la reutilización de los materiales a la hora de elaborar contratos públicos en el sector de la construcción.
  • En Portland (EEUU), se obliga a realizar una deconstrucción que permita la reutilización de los materiales en lugar de una simple demolición. Esta imposición abarca algunos edificios, como los edificios unifamiliares que tienen una estructura de antes de 1940 (ver aquí).
  • En el Cook County (EEUU), cuando se concede un permiso de demolición para edificios residenciales, se obliga a dirigir un mínimo del 5% de los materiales hacia canales de reutilización (ver aquí).

Este texto se basa en parte en un informe producido por Rotor en el marco del proyecto de investigación sobre materiales reutilizables en Bruselas “le bâti bruxellois source de nouveaux matériaux” (BBSM) y que propone líneas de acción para desarrollar la reutilización. Allí podemos encontrar algunos de los ejemplos citados, así como una cantidad enorme de informaciones sobre este tema.

LibreBook / Dekkera

Los dos proyectos presentados aquí son proyectos bruselenses de acondicionamiento interior, realizados por Rotor en los que la reutilización tiene protagonismo. El primero, trata del diseño de la librería LibreBook, que dispone de una selección de obras en la mayoría de los idiomas europeos y permite acoger pequeños eventos o exposiciones. El segundo, responde a la transformación de una antigua tienda de ultramarinos en un bar-tienda llamada Dekkera especializada en cervezas artesanales.

Los vínculos entre la reutilización y la filosofía de los dos proyectos son importantes, ya sea en la elección de materiales, que cuentan una historia como los libros de LibreBook o la importancia de la calidad de los productos artesanales y locales vendidos por Dekkera. De este manera, un fresco procedente de los antiguos decorados de la Opera de la Monnaie es utilizado como papel pintado, creando un ambiente particular en la parte más intimista de la librería. El mostrador del bar-tienda está revestido de materiales de calidad procedentes de derribos locales, como un antiguo suelo de madera a la testa o unas baldosas de cerámica de una estación de metro bruselense.

Esta es la lista de materiales de reutilización y las cantidades utilizadas en el proyecto de la librería LibreBook (fuente Opalis), en la que la mayoría de los materiales, excepto el parquet, han sido proporcionados y colocados en obra por Rotor:

  • 80 m² de parquet de roble;
  • 15m de techo falso utilizado como panel mural;
  • 120 m² de paneles multiplex;
  • 35 lámparas;
  • 10 estanterías de metal;
  • una cocina equipada;
  • 50m² de tela pintada;
  • 15m de riel para spots;

Aquí está la lista de materiales, y la procedencia, utilizados en el proyecto del bar-tienda Dekkera:

  • antiguo suelo de madera (Mahogany) a la testa utilizado como revestimiento de la barra;
  • baldosas de cerámica provenientes del metro de Bruselas, utilizadas como revestimiento de la barra;
  • falso techo de tipo «mille-feuille» procedente de un inmueble de oficinas;
  • losas de basalto proveniente de la fachada de un inmueble de oficinas, utilizadas como pavimento de suelo;

Sanitary block with reused materials

En Bélgica, la cooperativa de diseño Rotor, muy activa en el ámbito de la reutilización, ha realizado para un grupo de movimiento juvenil local (le Chiro d’Itterbeek), el proyecto de un bloque sanitario adyacente a una construcción existente, una antigua granja realizada en ladrillo rojo. Situado en Dilbeek, en la periferia de Bruselas, este proyecto ha sido realizado con ladrillos rojos, con el fin de integrarlo al existente. Aunque modesto por su tamaño, la extensión es ejemplar. ¡En efecto, está construida con menos de un tercio de materiales nuevos! Tanto para la obra gruesa y para los acabados se han empleado materiales de reutilización o de excedente de obras. La voluntad de Rotor de demostrar que un proyecto así es posible, buscando identificar los diferentes frenos a la reutilización, se traduce principalmente por un valioso trabajo de documentación y de comunicación.

Es de recalcar la implicación necesaria de los diferentes agentes. En primer lugar el ayuntamiento de Dilbeek socio comanditario público, Coopérative de Construction AUTREMENT, muy activa en la ecoconstrucción y la reutilización a cargo de la obra así como una serie de proveedores de materiales de orígenes muy diferentes: Rotor; Franck especializados en la deconstrucción, la limpieza y la reventa de ladrillos; Bouwstocks una tienda de materiales de reutilización; Gebruiktebauwmaterialen una plataforma de venta de materiales de una empresa demoledora; la asociación sin ánimo de lucro Croisade Pauvreté que trabaja con voluntarios para suministrar materiales de segunda mano a buen precio; una obra privada situada a proximidad.

Aquí abajo encontrarán una lista de los materiales de reutilización o de excedente de obra utilizados en el proyecto (fuente Opalis):

  • 2,7 m³ de ladrillo de paramento;
  • 6,7 m³ de bloques de hormigón;
  • estructura de madera para cubierta;
  • 20 m² de tejas;
  • 29 m² de aislamiento mural, 14 m² de aislamiento para suelo, 20 m² de aislamiento para cubierta;
  • 3 dinteles, 4 puertas o ventanas;
  • 14 m² de baldosas de cerámica;
  • 8 elementos sanitarios;
  • 5 lámparas;